Hasta ahora las investigaciones que se han realizado en torno al incendio de la Catedral de Notre Dame han arrojado que un cigarrillo pudo haber iniciado el fuego.

Las autoridades francesas han encontrado hasta ahora aproximadamente siete colillas de cigarro en el punto donde se generó el incendio que provocó el derrumbre del techo y la aguja del mítico centro religioso, el pasado 15 de abril.

Se presume, de acuerdo al semanario Le Canard Enchaîné que las personas que se encontraban haciendo los trabajos de restauración del edificio fumaban sin importar la prohibición estricta de esta actividad sobre todo en los andamios de madera, por su alta inflamabilidad.

Además, el portavoz de Le Bras Freres, empresa para la que trabajan los renovadores declaró que “hubo algunas personas que, de vez en cuando, ignoraron la prohibición y lo lamentamos».

Aunque hasta ahora la causa del incendio es considerada un accidente, cualquier prueba de que una colilla de cigarro provocó la conflagración podría resultar en una sentencia de carcel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.