Venezuela escribe este miércoles un nuevo capítulo en su crisis política después de que varios países de América reconocieran a Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional, como mandatario de Venezuela.

Donald Trump dio el banderazo de este llamado e invitó a través de un comunicado a que más países se sumaran a la medida y desconociera a Nicolás Maduro como mandatario de ese país.

Además, prometió utilizar “el poder diplomático y económico” de Estados Unidos para restaurar la democracia en Venezuela.

Como respuesta, Maduro rompió relaciones con EU y dio 72 horas a diplomáticos estadounidenses para abandonar Venezuela.