Mientras en México estamos preocupados por la gasolina, Donald Trump busca agilizar la construcción del muro que divida la frontera de México y Estados Unidos; se encuentra de gira en McAllen, Texas donde busca presionar a los demócratas para llegar a un acuerdo y ponerle punto final al cierre parcial del gobierno.

En su visita a Texas felicitó a los agentes de la patrulla fronteriza a quienes calificó como héroes por arriesgar su vida para evitar el ingreso de delincuentes al territorio estadounidense, “tienen un amigo en mi”, aseguró Trump.

 

Añadió que el pago de México por el muro no será mediante un cheque en blanco “por 20 mil millones de dólares o 10 mil millones de dólares”, sino que será a través del nuevo acuerdo de libre comercio T-MEC.

“Cuando digo que México pagará por el muro, eso es lo que dije, nunca dije que me fueran a escribir un cheque por 20 mil millones de dólares o 10 mil millones de dólares”.

El presidente estadounidense aseguró que el muro es necesario para enfrentar al crimen organizado que utiliza a mujeres y niños para operar y agregó que no le importa de qué material se construya, concreto o acero, lo importante, según él es que separe la frontera con México.

“Nos ocuparemos de este problema, construiremos una poderosa barda de acero, hablaremos de acero, de concreto no queremos el muro, tiene que ser de acero, construiremos una barrera en lugar de un muro, no importa como lo llamen, tiene que estar”.

Ante las críticas sobre el muro que argumentan que se trata de una idea medieval, refirió que hay muchas cosas que desde épocas antiguas son utilizadas y a pesar del paso del tiempo continúan vigentes.

“Dicen que el muro es medieval. También lo es la rueda. Hay algunas cosas que funcionan, ¿lo sabían? Una rueda funciona, y un muro funciona”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.