Veinte niños fueron agredidos por un exempleado de mantenimiento de una escuela de primaria de Beijing, quien con un martillo los atacó dejando a tres menores heridos de gravedad, informó la televisión estatal CCTV.

Presuntamente el agresor cometió el ataque en represalia a la decisión del centro de no renovarle el contrato de trabajo a principios de este año.

Todos los menores heridos en el ataque, ocurrido en un colegio situado en el distrito de Xicheng, fueron trasladados a hospitales de la capital china y, aunque sus vidas no corren peligro, tres de ellos se encuentran en “condición crítica”.

Las autoridades siguen recopilando más información sobre lo sucedido, mientras que un gran número de padres se han agolpado a las puertas del centro para pedir explicaciones por lo sucedido.

Tras el ataque el hombre fue detenido.