Actualmente dos subespecies de jirafa se encuentran ya en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como especies en peligro crítico de extinción. Las únicas categorías por encima son extinta en el medio silvestre y extinto, para darnos una idea de la gravedad del asunto.

Existen nueve subespecies de jirafa; las de Kordofan, y las Nubian son las que están en peligro crítico de extinción, la jirafa reticulada, otra subespecie conocida por tener manchas mucho más grandes que sus primas, aparece en la lista oficial como en peligro. 

Por otro lado las Thornicroft y la de África Occidental se encuentran en el listado como vulnerables; la Rothschild está en riesgo y la única que no tiene ningún problema es la jirafa de Angola.

Pero este problema data de hace mucho tiempo, pues la población mundial de jirafas ha ido disminuyendo considerablemente, incluso hay subespecies de jirafa que no juntan más de 400 ejemplares.