Crítica de cine: Megalodón (The Meg)

La crítica de cine de Gaby Recillas ✍🏻

88

Intentando tener como buen referente a “Jaws” de 1975, Megalodón se convierte en una cinta con la fórmula repetida.

Los puntos de giro y romper con la receta es lo idóneo cuando se tiene un tema tan constante como monstruos, criaturas del mar asesinas y gigantescas o dragones lanza llamas.

Fotografía 📸: Especial

En el cine se agradece bastante la apertura y el valor a romper con algunas reglas o fórmulas (por no decir secuencias tan tradicionales) en el guion.

“The meg”, cumple con la principal función de las películas: el entretenimiento.

Con actuaciones malas, poco creíbles o que no se sabe cómo tomar. Sin embargo, la industria del cine es abierta y permite la reproducción y difusión de películas que si bien aportan algunas horas para despejar la mente, disfrutar un rato y saborear lo crujiente de unas palomitas calientes.

Fotografía 📸: Especial

Repetida la fórmula o no, Megalodón pasa a convertirse en esa película de la cual una leyenda bajo el título podría ser “Véase y olvídese”, ya que la vives en el momento pero no trasciende.

Puntos a favor: podrían traducirse en los efectos especiales, en uno que otro momento cómico, en los efectos especiales que te causan sobresalto o susto. Y aunque el reparto no fue lo mejor, Ruby Rose es la que da más credibilidad a su papel.

Fotografía 📸: Especial

A decir de Jason Statham, se portó como todo un heróico inmortal que pese a tener a un tiburón prehispánico, enorme y asesino justo detrás de él, jamás murió. (Increíble, ¿verdad?).

Fotografía 📸: Especial

Megalodón, ni buena ni mala. Entretenimiento puro.

Si le das una oportunidad sabrás que en el instante la vives y la sientes, pero al salir de la sala lamentablemente se vuelve otra película más a la lista de la crítica con muchas y diversas áreas de oportunidad.

Sígueme en Twitter como @GabyRecillas para más críticas de cine y agradezco a mis amigos de PCM Noticias por el espacio.

Para PCM Noticias
Gaby Recillas.