Claudia Ruiz Massieu Salinas asumió la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional en medio de una grave crisis que atraviesa el tricolor debido a los desfavorables resultados obtenidos en la pasada jornada electoral.

El ahora ex dirigente nacional René Juárez Cisneros confió en el trabajo que realizará la nueva dirigencia y convocó que para la segunda semana de julio se instale la Comisión Nacional Consultiva para la transformación del PRI.

Juárez Cisneros reconoció que la sociedad mexicana decidió alejar contundentemente su respaldo al tricolor en las urnas y la actual derrota, sumada a las de 2000 y 2006 los obliga a replantear el futuro del instituto político.

Agregó que se debe reflexionar sobre lo que se ha dejado de hacer y sobre lo que se tiene que hacer, con mira al futuro para recuperar el poder y así continuar sirviendo a los mexicanos y no a los intereses personales o de grupo.

En este sentido reconoció que el PRI se ha alejado de las causas ciudadanas y las decisiones al interior han sido meramente cupulares, desatendiendo los principios básicos del partido, por lo que llamó a la militancia y estructura a participar activamente en el replanteamiento.

René Juárez Cisneros sostuvo que se debe recuperar la confianza de la sociedad y también representará, desde el Congreso de la Unión, una oposición que garantice y defienda los derechos de los mexicanos.

Por su parte, Ruiz Massieu Salinas convocará la instalación de una Comisión Nacional para conducir el proceso de reflexión que impulse la reforma del partido, cimentada en la unidad, pluralidad, democracia y servicio a quienes más lo necesitan, apuntó.

Aseguró que la transformación del PRI iniciará de abajo hacia arriba, de los estados al centro, para que todas las expresiones tengan derecho de aportar a la tarea común que ahora tienen, misma que sostuvo, se logrará mediante la democracia interna.