Ocho rinocerontes murieron en Kenia durante el intento de trasladarlos de la capital a un parque nacional a cientos de kilómetros de distancia, dijo un funcionario de vida silvestre el viernes.

El funcionario, que habló bajo la condición de anonimato porque no estaba autorizado a difundir la información, dijo que las muertes se debieron a negligencia.

Es “un desastre total”, dijo la conservacionista Paula Kahumbu, de WildlifeDirect.

Los conservacionistas kenianos tienen una ardua tarea en la defensa de los animales de cazadores furtivos que buscan sus cuernos.

El Servicio de Vida Silvestre dijo que el objetivo del traslado al Parque Nacional Tsavo East era aumentar la población de rinocerontes en el lugar. El organismo, que ha realizado muchos traslados en el pasado, no dio a conocer la causa de las muertes.

El 80% de la población mundial de rinocerontes negros vive en Kenia, dijo Kahumbu.

Según World Wildlife Fund, las poblaciones de rinocerontes disminuyeron drásticamente en el siglo XX debido principalmente a los cazadores y colonos europeos. Entre 1960 y 1995 las cifras se redujeron en 98% a menos de 2.500.

Desde entonces han vuelto a aumentar, aunque su situación sigue siendo crítica.

Además de la caza furtiva, los amenaza la pérdida de hábitat.