El abrumador triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial en México representa un efecto negativo para los partidos perdedores, pues no sólo perdieron numerosos puestos de elección popular, también dinero y poder en todo el país, advierten los analistas de la consultora Integralia.

Con base en el número de votos obtenidos por cada partido el 1 de julio pasado, Integralia calculó el financiamiento público que recibirán en 2019, donde Movimiento Regeneración Nacional (Morena) obtendrá casi cuatro veces el presupuesto asignado para 2018, mientras sus principales adversarios políticos tendrán una caída histórica en sus presupuestos: el Partido Revolucionario Institucional (PRI) recibirá 27% menos recursos; el Partido de la Revolución Democrática (PRD) tendrá un descuento del 21%.

Según el Reporte Electoral 2018 de Integralia, Morena recibió 414.9 millones de pesos para este 2018 y, de acuerdo con su cálculo, para 2019 obtendrá 1,557.2 millones de pesos, es decir, 3.7 veces más. El PRI obtuvo este año 1,094.9 millones que caerán a 800 en 2019; mientras el PRD tuvo 496.2 millones en 2018 y para 2019 recibirá 392.9 millones.

Morena debe este incremento de casi 400% en el financiamiento público proyectado para 2019 a los 25 millones 186 mil 577 votos que obtuvo en la elección presidencial (sólo votos por partidos sin alianza).

En cambio, sus adversarios deben la histórica caída presupuestal a los siete millones 677 mil 180 votos que obtuvo el PRI (como partido) y el millón 602 mil 715 votos ganados por el PRD.