Ante la inminente derrota del PRI en Michoacán la diputada Adriana Hernández Iñiguez, legisladora local del tricolor aseguró que espera que los votos hacía Morena no hayan sido por rechazo a su partido, si no por convicción a las propuestas que los emanados del partido de AMLO tenían.

Aseguró que el PRI perdió fuerza pero no está muerto, ya que es precisamente éste el momento de hacer una introspección para mejorar y cambiar todo lo que ya no se estaba haciendo bien.

Reiteró que no habría porque juzgar o castigar a la dirigencia del partido ni a nivel nacional ni estatal ya que las fallas eran tanto de candidatos como de militantes.

Adriana Hernández aseguró que el PRI es un partido importante para los mexicanos, que es un partido que respeta la democracia y por tanto las decisiones que del pueblo emanaron aún cuando estas no los hayan beneficiado.

Finalmente deseo que los candidatos electos hicieran un trabajo honesto y en favor de la ciudadanía y no a modo en favor del nuevo presidente, esto para que se den cuenta que gobernar no es tan fácil y sencillos como predican.