Segundo Tercio

La opinión de Alan Onofre ✍🏻

0
142

Suenan parches y metales para anunciar la segunda mitad del periodo de campañas y por consecuencia, la presencia de los candidatos que buscan diputaciones locales y alcaldías en calles, redes sociales y cuanto espacio permite la ley, representando un momento difícil para el ciudadano, pues a la ya cargada exposición de información, ahora se agrega la de candidatos que suelen confundir, lamentable pero cierto, a muchos ciudadanos que no saben ni a cuál distrito local pertenecen.

Ese es un tema que debe reflexionarse y trabajarse, en mi opinión, con acciones contundentes por parte de ciudadanos e instituciones encargadas de velar por la difusión de los valores, derechos y obligaciones democráticos, puesto que en la medida en la que no se reconozca un distrito local, mucho menos se podrá dar un seguimiento al trabajo legislativo de aquellos que en su sentido más deontológico, concentran el principio de representatividad de un pueblo.

Pero la democracia en México es así, pasional y no racional, pareciera que lo importante de un candidato es aquilatar capacidades para transmitir emociones y hacer vibrar a través del discurso, pero no así en las propuestas ofrecidas a los votantes, en ese sentido existen fuertes tentaciones, para inclinarse por las opciones menos capaces, para llevar las riendas de un gobierno o la representación responsable al interior de un Parlamento.

En otro orden de ideas, no puedo dejar pasar la oportunidad de reconocer la decisión de Margarita Zavala en renunciar a la carrera por la Presidencia de la República, es un hecho que viene, fiel a la costumbre de este proceso electoral, a recomponer el tablero y es que Zavala representa mucho más que una candidata, es una mujer que como muchas otras a través de la historia de la democracia en nuestro país, ha trabajado de forma generosa por construir instituciones solidas para una sociedad en busca de mejores gobiernos.

Recuerdo un discurso del Ex Presidente Calderón, en 2009 para el 70 aniversario del PAN, en donde citaba a grandes figuras que, a través de entregar su vida a la democratización del país, habían contribuido al fortalecimiento de nuestro sistema electoral y decía “servir a México en la política, en la política que se busca hacer con rectitud, intención y de principios, servir a México en horas de adversidad, de pruebas y de desafío es el más alto honor que pueda distinguir a un mexicano.” Hoy, el futuro no es claro para nadie, miles de cargos públicos se elegirán, por tanto, todos los mexicanos estamos llamados a la entrega generosa, a una aportación de principios y valores para el bien común, como me parece, lo hizo Margarita Zavala.

Así es como llegamos a los días previos al segundo debate, uno que promete más que el pasado por el formato que se anunció pero que ya no tendrá a la única mujer que estaba en la contienda, las expectativas son altas y el reto no es menor para ninguno, será decisivo para consolidar al segundo lugar y darnos luces sobre si doblará otro. Por el momento todas las reacciones han sido de elogios a la decisión de Margarita Zavala, ¿será así para cualquier otro que decida renunciar a su candidatura? Ya lo platicaremos aquí, desde la barrera.

Alan Esteban Onofre Hernández es Licenciado en Derecho por la Universidad La Salle Morelia, actualmente realiza estudios de maestría en Ciencia Política en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Cuenta con diplomados y cursos en Ciencia Política, Humanidades, Derecho Electoral y Derecho Migratorio.
Analista político en el programa de radio Monitor Político del 100.9 y 93.1 de F.M. así como del programa de televisión #GOFWD del 174 de Megacable.