Por Daniel Romero

Isabela Martínez, moreliana de 4 años de edad, fue una de las niñas de preescolar del Colegio Enrique Rébsamen que lograron salir antes de que sucediera la tragedia del pasado 19 de septiembre en Tlalpan, Ciudad de México.

Dos horas antes del terremoto, el colegio privado realizó el simulacro nacional en homenaje a las víctimas del 85 y al parecer, esa acción fue la que les ayudó a evacuar de manera audaz el edificio antes de que colapsara.

La Sra. Silvia Munguía, madre de Isabela Martínez habló para los micrófonos de PCM Noticias en donde mencionó que “Los maestros dieron indicaciones durante el simulacro y aproximadamente a la 1:14 de la tarde, los alumnos se encontraban abriendo sus libros cuando empezó el sismo, la Miss Claudia, les dijo a los niños “está temblando, vamos a salir como en la mañana”, salieron de inmediato, corrieron hacía el punto indicado y vieron colapsar parte del colegio.

Silvia comentó que la primera noticia sobre el colegio donde estaba inscrita su hija fue que se había derrumbado, sin embargo, gracias a la tecnología se pudieron comunicar con las padres de familia para iniciar con la lista de los alumnos de la institución privada.

“Al momento de saber la noticia, tomé rumbo hacía el colegio, había un caos total, gritos de prevención, vidrios tirados, escombros, edificios colapsados. No había transporte público, el metro fue gratuito, taxis colocaban cartulinas con destino y subían a gente sin algún costo; en fin, familiares pudieron ir por Isabela, yo tardé 5 horas en llegar”.

En la entrevista, Silvia puntualizó la importancia de tomar en serio los simulacros encabezados por protección civil, ya que uno nunca sabe el momento en el cual podrá ser de bastante importancia, además de ello, propuso se realizara uno al menos cada año en todas los estados de la República.

“Algunos de los niños de primaria y secundaria de los pisos de arriba decidieron salir por la escalera derecha, que fue donde se cayó el edificio, la mayoría de ellos fallecieron; mientras que los que corrieron a la escalera de la izquierda fueron los que lograron evacuar con fortuna el inmueble que en última instancia logró seguir inmóvil”, mencionó Silvia Munguía.

A su vez, la Silvia Munguía aclaró que no quisiera regresar a la CDMX, pero es consciente de que la vida sigue, en propias palabras “Hay que seguir adelante, hay que seguir trabajando por ella (Isabela)”.

Además, añadió que hay escuelas que se están ofreciendo para inscribir a los ex alumnos del Colegio Rébsamen, la Secretaría de Educación Pública (SEP), envío una lista de las instituciones educativas a los familiares para la inscripción de sus hijos a las mismas, incluso, algunas de las involucradas condonarán el gasto económico del ciclo escolar en forma de ayuda y apoyo solidario.

“Yo amo mi escuela y sentí tristeza porque se cayó, lo único que quedó fueron mesas y sillas” dijo Isabela, testigo del derrumbe del colegio.

Minutos después de la desgracia, Isabela Martínez preguntó a su madre: “Mamá ¿Mi escuela se cayó? ¿Y mis libros? ¿Y mi mochila? Ahí tenía mi ‘tupper’, mi cuchara y mi chamarra” a lo que ella respondió: “No pasa nada, lo importante es que tu estás bien”.

“Hay 1556 escuelas en la Ciudad de México y solamente esa se cayó, hasta el momento no hemos recibido ningún tipo de apoyo por parte del Gobierno Federal, o al menos yo no, un grupo de psicólogos se acercaron para apoyar emocionalmente a las familias, pero ellos, son voluntarios”, con ello, finalizó la madre de Isabela.

Isabela solamente sufrió pequeñas lesiones en manos y rodillas, ya que, al momento de correr fuera del edificio, la alumna de preescolar tropezó y cayó, acción que generó raspaduras en las partes antes mencionadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here